La Real Venta de Antequera volvió a rebosar torería en «una noche belmontina», como la había catalogado la Tertulia Taurina Juan Belmonte de Cañada Rosal, que entregaba sus VIII y IX premios taurinos. José Ortega Cano, Finito de Córdoba, la ganadería de Murube y el periodista Juan Belmonte fueron reconocidos ayer en una velada que estuvo conducida por la periodista de Canal Sur Noelia López.

El primer premiado fue José Ortega Cano, que recogió el IX Trofeo Juan Belmonte. El maestro de Cartagena quiso dedicar unas palabras al resto de premiados, especialmente centradas en Juan Ortega, del que dijo que debía «ser bueno teniendo ese apellido». «Recuerdo cuando te vi en un pueblo perdido, al que no sé ni cómo había llegado, cómo luchabas en ese momento. Gracias a la constancia y al tesón lo has conseguido. No supe que tenías esa clase como torero, si no te hubiera echado una mano entonces».

El periodista jerezano Juan Belmonte Luque, sobrino nieto del Pasmo de Triana, fue reconocido por su labor comunicativa. Al tratarse el resto de premiados de toreros retirados (Paco Camino y Ortega Cano) o en las postrimerías de su carrera (Finito de Córdoba), el periodista señaló que «tenemos todas nuestras esperanzas en Juan Ortega, al que como diría Rafael de Paula: ‘Le han caído unas bolitas’». 

El premio ‘Juan Belmonte a la Ganadería Legendaria’ recayó en la familia Murube, continuadora del trabajo familiar que iniciara en 1863 Dolores Monge. «Este premio hace que nos vengamos arriba y sigamos luchando por la fidelidad a un encaste», aseguró Pepe Murube.

El espejo del Pasmo de Triana

El sevillano Juan Ortega no se sentía incómodo en la Real Venta de Antequera. No son pocas las tardes en las que en su placita de tientas ha soñado con toros imaginarios junto a su maestro, Pepe Luis Vargas. «Este reconocimiento es una inyección de moral e ilusión. Descubrí a Juan Belmonte a través del libro de Chaves Nogales, pero conforme he ido creciendo y profundizando he sido capaz de ir conociendo su figura y valorando por qué se convirtió en un torero de época. No es que intente imitarlo, pero la profunda admiración que le tengo sí que me hace querer parecerme a él».

Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’ fue también reconocido por sus treinta años como matador de toros. «Estoy deseando llegar a mi casa para enseñarles este trofeo a mis hijos y explicarles quién fue Juan Belmonte», reconoció.

Rafi Camino recogió también un reconocimiento dedicado a su padre.

Info ABC Sevilla

El aura del diestro camero Paco Camino, al que algunos achaques de salud le habían impedido viajar hasta Sevilla, se hizo presente en la entrega de los VIII premios taurinos que concede anualmente la tertulia ‘Juan Belmonte’. El acto de entrega, conducido por la periodista Noelia López, había sido organizado en la Real Venta de Antequera, ese histórico recinto que cuidan con mimo Lola Rojas y Daniel de la Fuente y que pide a gritos recuperar la antigua exposición del ganado bravo antes de los festejos en la plaza de la Maestranza.

Una proyección hizo presente al maestro de Camas para agradecer el galardón a pesar de la distancia, poniendo una nota de nostalgia en los presentes. Su hijo Rafael Camino, también matador de toros, fue el encargado de recoger la estatuilla de manos de Ricardo Sánchez, el taurinísimo delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla. El jurado de esta entidad, presidida por José Luis Sequera y domiciliada en Cañada Rosal, quiso reconocer de una forma especial los 60 años de alternativa de Camino, cumplidos en 2020 además de subrayar “su relevante e importante trayectoria”. Pero había más premiados, como Ortega Cano que no había podido recoger en su momento el preciado trofeo por las vicisitudes de la pandemia. El diestro de Cartagena se empleó en un largo parlamento en el que hubo palabras de especial cariño y afecto para el resto de los premiados.

Era un extenso elenco, incluyendo el apartado de ‘Torero revelación’ que recogió el diestro sevillano Juan Ortega, uno de los nombres imprescindibles de la reciente Feria de San Miguel que expresó su antigua admiración por Juan Belmonte, titular de la tertulia. También subió al estrado el criador José Murube, bien amparado por su familia, como acreedor de otro trofeo dentro del apartado ganadero “que dio tantos años de gloria y que ahora vuelve a las plazas para ocupar el sitio que le corresponde”, según dictaminó en su día el veredicto de un jurado que también distinguió al diestro Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’ “por su toreo eterno” al cumplirse el trigésimo aniversario de su alternativa.

En el apartado de periodismo taurino el galardón fue recogido por el veterano informador Juan Belmonte Luque, de Canal Sur Televisión que además de miembro activo de la tertulia es sobrino nieto de su titular. Finalmente, la tertulia de Cañada Rosal quiso hacer una mención especial al escultor Jesús Cuesta Arana, destacado contertulio desaparecido hace algunos meses.

Info El Correo de Andalucía