FINITO SUEÑA EL TOREO EN LIMA

La faena de Finito de Córdoba al quinto de la tarde debe ser la mejor de todas las que ha hecho en Lima. Cuajó de principio a fin a Republicano, de Paiján, toreándolo con una lentitud asombrosa y esa natural elegancia que lo define como torero.

Lo recibió por verónicas aprovechando que la res acudía con fijeza, nobleza y recorrido, humillando al primer capotazo. El quite también fue por verónicas, tan lentas que se confundían con caricias. Inició el trasteo con pases por altos quietos y majestuosos, para luego someterlo en tandas de derechazos llenas de empaque y torería, que se superaban a sí mismas. Todo ello hecho con la mayor lentitud, suavidad y elegancia. Se impuso siempre sobre un animal noble y dócil que se dejaba torear hasta atrás de la cadera, para luego emprender la siguiente embestida. Molinetes, cambiados y adornos encumbraron más su obra. Lo toreó a placer y con comodidad, porque cierto es que el de Paiján tampoco exigió más al torero. Estuvo fatal con el estoque, perdió todos los trofeos que ya tenía asegurados, resignándose a una vuelta al ruedo plena en ovaciones.

Al primero del Vellosino, colorado, noble y colaborativo, el de Córdoba lo toreó a la verónica sobrado de clase y torería. Una vara al relance y otra que fue excesiva, mermaron las facultades del astado perjudicando el resto de la lidia. En la muleta el toro acudía pronto y humillado, tal como lo había hecho con las banderillas, pero sin la fuerza suficiente para trasmitir emoción a los tendidos. Aun así, consiguió buenos derechazos aprovechando el recorrido del animal que se rebozaba. Por el izquierdo también embistió con franqueza, pero con menor transmisión que por el derecho. Tras la estocada, recibió una ovación en el tercio.

Si tuviésemos que definir la antítesis del toro colaborativo, tendríamos que invocar necesariamente al tercero de Santa Rosa, que no dio ninguna facilidad para fijar, picar, banderillear, torear ni descabellar. Un manso descastado, incierto y mirón que, sin tener malas ideas, embestía en oleadas sin humillar.  Finito estuvo francamente bien. Aprovechó la movilidad y el poder del astado para meterlo en muleta en algunos pasajes, sometiéndolo con pases por el pitón derecho. A pesar de la brusca y desclasada embestida, el español pudo con su adversario, hasta bajarle la mano en un par de tandas que fueron bien celebradas.

Plaza de toros de La Esperanza, Lima (Perú). Sábado, 20 de noviembre de 2021. Toros de Vellosino, 1º y 6º; Paiján, 2º y 5º, este premiado con la vuelta al ruedo; y Santa Rosa de Lima, 3º y 4º. Finito de Córdoba, ovación, silencio y vuelta al ruedo; Roca Rey, dos orejas, oreja y oreja. Entrada: Lleno en el aforo permitido.

Info Aplausos

TOREO DE ENSUEÑO EN LA ESPERANZA

El primero de capa castaño pertenecía a la ganadería de Vellosino. Ejemplar un tanto soso y que le costó emplearse. Brindando al público, Finito arranco su faena en los medios. Luego por derechazos pegó una serie templada, pero el toro un tanto deslucido pegaba derrotes al término de cada muletazo. Se vino a menos el de Vellosino, defendiéndose. Finito dejó detalles marca de la casa, pinchó al primer intento, y finalmente resolvió con una estocada entera caída, efectiva. Ovación.

De Santa Rosa de Lima, era el tercero, negro. Salió distraído y con poca clase. Embestía con la cara alta y sale suelto. Finito ligó las primeras tandas disfrutando y gustando al tendido.  Le puso todo su empeño pero el toro no daba más. Pinchazo y media estocada. No tuvo fortuna en los primeros descabellos. Un aviso. Silencio. Estocadón. Gritos de “torero, torero” por parte de los aficionados. Ovación.

‘Republicano’, de Paiján, era el negro quinto.  Toro con condiciones. Se desplazaba y embestía con buenas intenciones llevando la cara abajo en algunos lances. Toro bravo. Finito anduvo elegante y firme con este quinto. Mandando.  Exquisito estuvo con el quinto. Mucha torería, elegancia y poder. Muy buen toro de Paiján. Faenón de Finito, fueron los aceros los que no terminaron de acompañar. Media estocada trasera y tres pinchazos. Vuelta al ruedo al toro. Vuelta al ruedo a Finito. Gran ovación.

Info Mundotoro

IMG_0028.JPG

TOREO CARO DE FINITO

Lima, sábado 20 de noviembre del 2021, tercera corrida de abono de la Feria de La Esperanza, Corrida Goyesca, tarde entoldada, sin viento y fría. Con más 2/3 de público en los tendidos se lidiaron toros de Paiján (2° y 5°), Santa Rosa (3° y 4°) y Vellosino (1° y 6°) disparejos en presentación primando los jóvenes terciados y juego disparejo al ser tres ganaderías diferentes. 1° embiste con las manos por delante, tiene poca fuerza. 2° terciado y joven, con clase, humillado, recorrido pero viene dormido. 3° joven, va con las manos por delante, se ciñe por el izquierdo y es mirón. 4° terciado y joven, embiste sin entrega y a media altura. 5° tiene clase, humilla y va largo en una embestida templada. 6° joven, muy terciado, sin fuerza ni transmisión. Para:

Juan Serrano “Finito de Córdoba” (gris y azabache), pinchazo, estocada desprendida, ovación. Media estocada caída, 6 descabellos, 2 avisos, silencio. ¾ de estoque tendido y trasero, 4 descabellos, vuelta al ruedo.

Andrés Roca Rey (Blanco y azabache), estocada desprendida, dos orejas. Estocada caída, oreja. Estocada en buen sitio, oreja.

Destacaron: A caballo: Santiago Reyes “Yaco II”, David de la Barra y Junior Cárdenas. En Banderillas: Denis Castillo. En la brega: Denis Castillo y Alonso Mamani.

Dos estilos distintos, dos circunstancias diferentes, pero algo en común fue que los dos diestros salieron la tarde de ayer a mostrar lo mejor de su toreo.

Cuando se siente a gusto Finito aflora la esencia de su toreo y no solo con el toro franco sino que ayer estuvo en vena con los tres a pesar de las dificultades que mostraron dos de ellos. El torero de córdoba mece el capote y embebe a los toros de una manera especial. A su primero lo recibió con delantales mandones, artísticos y muy personales a pesar que el toro embestía con las manos por delante. Me pareció que los dos puyazos eran excesivos y al final así fue. Hubo el matador de torear a media atura a principio de faena para ayudarlo y afianzarlo evitando que perdiera las manos. Cada muletazo lo hizo con empaque, temple y largura, acompañando la embestida con la cintura y rematándolos detrás de la cadera con el giro de la muñeca con suavidad. Cuando le bajó la mano el toro perdió las manos así que volvió al toreo a media altura para una serie muy buena. Pudo cortar una oreja pero manejó mal los aceros. El tercero se ceñía por el izquierdo desde el capote. La faena de muleta la inicia con derechazos con la pierda flexionada, largos y mandones que son jaleados. Erguida la figura con la mano derecha embebe al toro ligando hasta tres o cuatro muletazos acompañando la embestida. El toro protestaba y se la pensaba si la tanda era más larga por lo que Finito remataba las series al tercer muletazo. Intenta por el izquierdo pero el toro es mirón y probón por ese lado. A pesar de ello le pega una tanda con técnica. Vuelve al derecho y llevándolo tapado lo obliga a seguir la muleta toreando relajado terminando con pases de la firma y trinchera con mucha torería.

El quinto fue un buen toro al que recibió con unas verónicas estupendas de mano baja con aroma a toreo caro como todo lo que vino después. Quite por delantales elegantísimos que el público jaleo con fuerza. Le faltó galopar en la muleta pero tenía clase, nobleza y largura en su embestida siguiendo la muleta desde el inicio hasta el final. Empezó la faena con muletazos por alto andándole rematando con un pase de la firma y una trincherilla enroscándose al toro que hace rugir a los tendidos. El toro embestía lentamente con ritmo y temple siguiendo la muleta del Fino. Las series largas, muletazos desmayados y relajados cargando la suerte despidiendo cada muletazo con un giro suave de la muñeca dejando al toro colocado para ligar el otro pasándose al toro despacio y cerca por ambos pitones. Cada muletazo fue un cartel de toros. Era de premio gordo pero nuevamente, la espada…

Info Fernando Salgado (La Abeja)

IMG-0058.JPG

FESTIVAL DE CIERRE EN LA ESPERANZA

Lima (Perú). Plaza de toros de La Esperanza. Domingo, 21 de noviembre de 2021. Festival. Novillos de Paiján (2º, 4º, y 5º, premiado con la vuelta al ruedo), nobles y encastrados, y de Santa Rosa de Lima (1º, 3º, 6º), con movilidad y complicados, y dos becerros de este mismo hierro. Finito de Córdoba, oreja.

 

El primero de Paiján embistió suelto y echando las manos por delante, no tuvo fijeza en el percal, impidiendo el lucimiento de Finito de Córdoba. Tras el tercio de varas y las banderillas de trámite, Juan Serrano lo fijó por el derecho sin cuajar la tanda; por el izquierdo el toro se lo pensó más. A media altura y cruzándose logró los mejores muletazos por el pitón derecho. Espada trasera y una oreja generosa.

Info Aplausos

EXCELENTE FESTIVAL COMO CIERRE EN LA ESPERANZA

Excelente y vibrante festival que nos han brindado los diestros que ayer hicieron el paseíllo en la plaza de “La Esperanza” Unos con más suerte que otros pero todos con la disposición a brindar lo mejor de su toreo. Enhorabuena para cada torero que actuó.

Finito de Córdoba había dejado un sabor torero inmenso el día anterior y lo volvió hacer en el festival. Con el capote lo brega abriéndole los caminos a un toro que no embiste franco. Con la muleta lo lleva tapado, templado y obligándolo a seguir la muleta hasta el final por su tendencia a quedarse corto. Variado en los remates con los de pecho, trinchera, recortes, cambios de mano, Aguantando algunos parones o miradas lo obliga relajado y con empaque a seguir la muleta. Actuación de maestro.

Info La Abeja

IMG-0351.JPG